Posteado por: aarbaiza | 29 agosto 2007

Un impulso fiscal a la Sociedad de la Información

El avance de la Sociedad de la Información y las posibilidades que ofrecen las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) han dado lugar a una economía basada en la capacidad tecnológica de las empresas y sus trabajadores, de las instituciones públicas y de los ciudadanos en general. Es evidente, a estas alturas, que una adecuada utilización de las TIC contribuye a la creación de mejores condiciones para el desarrollo económico, social y cultural de un país, y a la mejora del bienestar y la calidad de vida de sus ciudadanos.

Sin embargo, todos sabemos que aún queda un largo trecho por recorrer para que España se encuentra en el nivel de integración en la Sociedad de la Información que le corresponde, y todas las herramientas que el Estado ponga a disposición de ciudadanos, empresas e instituciones para alcanzar dicho fin son pocas.

Desde el año 2000, el Gobierno, en línea con la actuaciones llevada a cabo en otros países europeos, decidió apostar por mejorar la situación tecnológica de España utilizando como arma una herramienta fiscal, y así es como surgieron los programas Hogar Conectado a Internet (HCI), recogidos en el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Su objetivo es incrementar el grado de penetración de las TIC en los hogares utilizando a las empresas como intermediarias: ellas facilitan a sus empleados la adquisición (con un ahorro de hasta un 50%) de un ordenador con conexión a Internet para su uso personal, obteniendo a cambio una serie de beneficios fiscales (un ahorro de entre un 4 y un 8% en el Impuesto sobre Sociedades); por su parte, ellos adquieren nuevas destrezas y conocimientos tecnológicos que pueden aplicar en su puesto de trabajo, lo que repercute en una mejora de la productividad de la empresa.

La reciente Ley de Reforma del IRPF ha conseguido aclarar y simplificar la normativa existente, de manera que ahora las empresas ven mucho más claros los beneficios de implantar un programa HCI. Y son muchas las compañías –y los propios empleados, y entidades privadas, y Administraciones Públicas– que se están interesando por la puesta en marcha de esta iniciativa.

Estos programas de incentivos fiscales, que fueron ideados por los sindicatos del Reino Unido, van mucho más allá de pretender mejorar los índices de penetración del PC y la banda ancha en los hogares: su objetivo prioritario es conseguir que los ciudadanos en general sean capaces de seguir el ritmo vertiginoso del avance imparable de las TIC.
Y funcionan. Se ha demostrado en otros países, como Suecia, donde iniciativas apoyadas en incentivos fiscales similares a nuestro HCI consiguieron que el grado de penetración del PC en el hogar pasara del 38% al 82% entre 1997 y 2002. ¿Por qué no confiar en que también España podrá, por una vez, dejar de ser “different” y conseguir unos resultados parecidos?


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: