Posteado por: aarbaiza | 4 abril 2011

Confiar en la innovación para crecer

En estos momentos, el deseo de todos debe ser unánime; que el tejido empresarial español sea capaz de construir de nuevo empleo. Hablamos de dar con las medidas políticas adecuadas y con estrategias eficientes para hacer que el tejido empresarial de nuestro país sea capaz de aumentar su competencia en el mercado global. La realidad; nadie parece haber dado con la fórmula idónea para hacerlo, pero, sin duda, uno de los pilares de esa construcción de empleo pasa por una apuesta de las empresas por utilizar las TIC e innovar su proceso de producción y de negocio. En una palabra, aumentar su inversión en I+D+i.
Hasta ahora, muchas de las medidas anunciadas por la Administración se han reducido a definir lo que se debería hacer y asignar unas partidas presupuestarias, que, a veces, se pierden por la poca concreción de sus objetivos. Las empresas se han limitado a pedir más ayudas e inversión por parte del Estado en I+D+i. ¿Qué hacer? Lo que parece claro es que hay que aunar voluntades para hacer de la pyme española una empresa sostenible y capaz de ser competitiva.
Verdades son, por ejemplo, que quien ha sabido convertir innovación en negocio, ha facturado más. Que le ha ido bien al que ha identificado mejor que otros las buenas ideas y ha tenido la valentía de introducir novedades, que han roto el mercado, y que la mayoría de los triunfadores encontraron esas ideas en su propia casa y supieron definir, con claridad, su desarrollo y la inversión que suponía. Tuvieron una visión global del negocio y estudiaron, sobre todo, el ciclo de vida que tendría el nuevo producto o servicio. Todos sabemos que para cualquier empresa y, más, en el caso de la pyme, es muy duro mirar a largo plazo, pero peor es dejarse llevar por la precipitación del marketing o realizar un simple maquillaje. A la larga será una mala opción.
Para ejecutar ese camino hacia “la transformación” y el aumento de la eficiencia, las empresas tienen, sin duda, un gran aliado en las TIC. Esto no es una percepción nueva. En 1973, Daniel Bell escribió una obra titulada “El advenimiento de la sociedad post-industrial“, en donde subrayaba que “la tecnología es la base del aumento de la productividad y la productividad ha sido el hecho transformador de la vida económica en un proceso que ningún economista clásico podía imaginar”. Hace apenas unos meses, la Comisión Europea hablaba, casi en los mismos términos, sobre la competitividad de las empresas. Llegado a este punto, también hay que recordar que en todo progreso el que juega un papel fundamental es el ser humano, que está detrás de él. Él será con su iniciativa y su cultura el que empuje el progreso. Y ese progreso lleva a un país, sin duda, a alcanzar la eficacia económica.
¿Cómo conseguir esto? Desde luego es necesario un alto grado de educación (por el que deberíamos luchar), crear un entorno que favorezca la innovación y aplauda al emprendedor, conseguir una Administración eficiente y, por supuesto, un clima estimulante para toda la nación. Lograrlo debe ser objetivo de todos.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: