Posteado por: aarbaiza | 30 septiembre 2011

El optimismo y la lámpara maravillosa

Iniciamos el último tramo de 2011 con una visión no demasiado optimista del panorama que nos presenta el horizonte del año próximo. De hecho, si no me obligara a ser optimista, diría que el panorama de 2012 es “realmente pesimista”. Pero como siempre se construye más siendo positivo, voy a procurar mantener la esperanza de que, algo, o alguien, en algún momento, invierta la tendencia presente y poco a poco nos encaminemos hacia la senda de la recuperación y la reactivación de nuestra economía.

No obstante, mi optimismo no llega a tanto como para pensar que ese “algo” sea una lámpara maravillosa de la que salga un genio que nos conceda tres deseos (el primero, tengo claro cuál sería), por lo que si queremos que realmente se produzca ese cambio de tendencia deberíamos aplicarnos más a fondo en lo que todos los expertos saben que España necesita para salir de la crisis pero ninguno atina a materializar en propuestas concretas y eficaces.

Lo cierto es que el optimismo cada vez escasea más y se vende más caro, y no cuesta entenderlo cuando escuchamos las noticias sobre endeudamientos del país, de las comunidades autónomas, de los ayuntamientos… Si no fuera porque prefiero conocer la verdad que ignorarla, optaría por prohibir que en mi casa se vieran los telediarios. Pero la realidad es que se acerca el momento en que las Administraciones Públicas aprueben los presupuestos para 2012 y, como cuando las cosas van mal es imprescindible recortar gastos y eso obliga a priorizar, mucho me temo que algunos no considerarán prioritario aspectos que deberían ser imprescindibles.

Me refiero a la innovación, a la I+D, a las nuevas tecnologías como motor indiscutible del necesario cambio hacia un nuevo modelo productivo sin el cual la recuperación económica no es viable. Actualmente, la inversión media en investigación y desarrollo en la Unión Europea es del 2% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en España sólo alcanza el 1,38% del PIB nacional, según los últimos datos de que se dispone. Si nos atenemos a la estrategia de Europa 2020, el objetivo es que a finales de esta década se invierta en I+D el 3% del PIB de la UE, fomentando un crecimiento inteligente y desarrollando una economía basada en el conocimiento y la innovación, entre otras líneas estratégicas.

Para conseguirlo, dentro de la Agenda Europa 2020 se establecen una serie de prioridades, como reorientar la política en materia de I+D y de innovación en función de los principales desafíos, para superar el desfase entre la ciencia y el mercado y convertir las invenciones en productos; aprovechar las ventajas económicas y sociales sostenibles derivadas de un mercado digital único basado en Internet de alta velocidad; o una política industrial competitiva que promueva el espíritu empresarial y el desarrollo de nuevas capacidades.

No nos vendría mal la ayuda del genio de la lámpara para que seamos capaces de aplicar estos principios en nuestro entorno nacional. Mucho me temo que, o nos aplicamos desde ya, o nuestra posición en la Unión Europea puede verse muy perjudicada. Ups… termino, porque creo que me está empezando a asomar el pesimismo.


Responses

  1. Interesante Alfonso. Por cierto cuando veas al genio, dile que tengo unas cuantas peticiones para el 🙂

    Me gusta

  2. Ponte a la cola, je,je. Yo le estoy dando una caña que no se si le van a queder peticiones que responder !!!

    Me gusta


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: