Posteado por: aarbaiza | 10 enero 2012

La Innovación como filosofía de negocio

Cuando estamos a punto de finalizar un año más de malos resultados económicos; cuando muchas pymes que han logrado sobrevivir a la peor crisis de la historia de España se encuentran al límite de su resistencia y no saben muy bien cómo van a hacer frente al año que comienza; cuando cuesta tanto conseguir nuevos proyectos o nuevos negocios y que te paguen los que ya has realizado; cuando los bancos no te fían, resulta difícil convencer a una pequeña empresa de la necesidad de invertir en tecnología e innovación. Bastante tienen con mantenerse en pie, aseguran, y así lo recoge un estudio reciente de un proveedor tecnológico, que destaca que el 56% de las pymes y autónomos españoles no realizó ninguna inversión en el ámbito de la informática el pasado año y el 80% tenía como única meta de negocio para este ejercicio la supervivencia.

Los datos del INE también indican que en 2010 el gasto español en I+D se redujo un 1,7% respecto al año anterior, afectando el descenso no sólo al  entorno empresarial, sino también al sector público. Porque tampoco están las administraciones públicas para tirar cohetes. Las expectativas de gasto de las comunidades autónomas para el ejercicio de 2012 pasan por una irremediable reducción en los presupuestos y en la inversión pública; de la que tampoco se librará la innovación, a pesar de que seguimos por debajo de la media europea en lo que se refiere al gasto en I+D, que se situaba el pasado año en el 2% del PIB mientras que en España sólo alcanzaba el 1,35%.

En tiempos de vacas flacas es inevitable reducir al mínimo los gastos, y para ello es necesario identificar cuáles de ellos resultan superfluos y en qué partidas podemos recortar sin que afecte negativamente al resultado de nuestro trabajo. La paradoja es que para reducir gastos y optimizar al máximo los procesos necesitamos el concurso de la tecnología. Por tanto, para recortar necesitamos invertir, concibiendo la tecnología como inversión y no como gasto –siempre y cuando nuestro músculo financiero nos lo permita–, para ser eficaces, productivos, rentables, competitivos.

En Fundetec solemos decir que cuando a un pequeño empresario que muestra reticencia hacia la tecnología le demuestras lo que ésta puede hacer realmente por su negocio, cuando es capaz no ya comprender, sino de comprobar de forma palpable la ventaja competitiva en que se traduce esa tecnificación, entonces “compra” la idea y apuesta por invertir. Y si esto ocurre de manera normal, en crisis aún influye mucho más el concepto de retorno de la inversión. Por tanto, este empresario sólo incorporará innovación a su negocio si ve clara su rentabilidad.

Espíritu innovador

Pero la tecnología no sólo permite optimizar gastos, también obtener otra serie de beneficios que influyen positivamente en la cuenta de resultados, como ampliar cartera de clientes, abrir nuevos mercados, mejorar la imagen de marca, posicionarse frente a la competencia…

Internet, los buscadores y, más recientemente, las redes sociales ofrecen ventajas competitivas muy interesantes si se les sabe sacar partido. Porque para innovar no hace falta inventar la rueda o aplicar complejas estructuras; innovar es una filosofía profesional que se traduce en saber actualizar los procedimientos para rentabilizar las posibilidades que ofrecen las más modernas tendencias. Y qué duda cabe de que las redes sociales han irrumpido como un novedoso canal para hacer negocio y una potentísima herramienta comercial y de marketing.

Según el Informe ePyme 2010’, elaborado por Fundetec y la DGPYME, el pasado año las empresas españolas empezaron a explotar las posibilidades de estos servicios en el ámbito profesional, descubriendo en ellas un nuevo canal para llegar a sus clientes, aunque su uso como herramienta de apoyo a los procesos de negocio aún no está generalizado.

También las herramientas en movilidad proporcionan un amplio terreno por explotar. El teléfono móvil es, tal vez, el ejemplo más visual de cómo una tecnología con una clara utilidad llega a generalizarse a una velocidad vertiginosa. Ahora estamos viviendo el auge de los smartphones y sus múltiples posibilidades, y España ya se ha convertido en el segundo país europeo, detrás de Reino Unido, con mayor porcentaje de usuarios de este tipo de dispositivos, que representan el 46,3% del total de usuarios de telefonía móvil, según un reciente estudio de comScore.

La oficina móvil nos facilita el don de la ubicuidad, el estar siempre disponible, el “estar aunque no estés”, y eso ya representa un gran avance, sobre todo para determinados sectores profesionales. Pero si a eso le unes la inmensidad de aplicaciones de las que puedes disponer en un único y pequeño dispositivo, y que es un campo en el que el desarrollo de contenidos y servicios avanza cada día, es fácil explicar su popularidad y el hecho de que sea una de las pocas parcelas en las que las pymes están dispuestas a invertir.

Ser innovadores en los procedimientos nos permite estar mejor preparados para afrontar las necesidades de nuestro negocio y también para adaptarnos a las diferentes situaciones y tendencias de cada momento. Una pyme innovadora será capaz de identificar nuevas oportunidades profesionales y de prepararse para acometer los cambios necesarios para transformarlas en negocio, reorientando su actividad si fuera necesario o ampliando ésta hacían nuevas áreas de trabajo complementarias. Por tanto, la empresa tecnificada tendrá más posibilidades de que le vayan mejor las cosas en tiempos difíciles.

Y hasta cuando las cosas van mal –me abstengo de dar datos sobre el número de desempleados, que ya escuchamos y leemos cada día en los medios de comunicación–, reciclarse en el uso de las nuevas tecnologías es una manera de incrementar las probabilidades de empleabilidad, tanto para entrar a trabajar en una nueva empresa como para poner en marcha un nuevo negocio más adaptado a los nuevos tiempos o trabajar como autónomo freelance, desde casa, simplemente disponiendo de un equipamiento básico y de una conexión a Internet.

Innovar inventando

Existe otra manera de ser innovador, y es desarrollar nuestras propias innovaciones. No hace falta ser una gran empresa para conseguir sacar adelante un prototipo de programa, máquina o producto que nos da un servicio estupendo para las necesidades de nuestra empresa, y que seguramente le vendría igual de bien a otras muchas empresas si se comercializara. En España existen muchas pymes que generan desarrollos innovadores, pero no tantas se paran a pensar en la necesidad de patentar tales invenciones, lo que les garantizaría los derechos de explotación y protegería frente a posibles plagios –hoy día la tecnología ofrece las herramientas necesarias para desvelar prácticamente cualquier secreto industrial–.

El problema es que muchas de nuestras pymes no conocen bien el funcionamiento del sistema de patentes. Por ello, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y la Dirección General de Política de la Pequeña y Mediana Empresa (DGPYME) del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio decidieron poner en marcha el Centro virtual de apoyo a la pyme en gestión de Propiedad Industrial (www.cevipyme.es), en cuya difusión colabora Fundetec. Desde este portal se ofrece información general y sectorial y servicios gratuitos de formación y asesoría personalizada para que las pymes innovadoras protejan su propiedad industrial de la manera que mejor se adapte a sus necesidades, y para que puedan gestionar y rentabilizar dicha propiedad de forma eficaz una vez obtenidos y registrados los derechos correspondientes.

En definitiva, para ser innovador hace falta invertir, pero aún más importante que el dinero es tener ideas innovadoras y estar dispuestos a llevarlas a cabo, tener un espíritu emprendedor y ganas de aprender, y tener claro que la sociedad actual nos exige un reciclaje permanente en el uso de herramientas sin las cuales no podremos ser competitivos ni estar a la altura de las circunstancias. Y eso también aplica a la pyme.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: