Posteado por: aarbaiza | 13 julio 2012

Arrimando el hombro o derrumbarse

Estaba a punto de perder la costumbre, cuando los recientes acontecimientos despertaron mis deseos de volver a escribir unas líneas. Siento que sea en estos momentos, me hubiera gustado que fueran otros, pero no puedo contenerme. Pocas veces suelo hablar de temas que no sean las TIC y su influencia en nuestra sociedad pero esta vez estoy decidido.

Antes de ayer, unas nuevas medidas del Gobierno, han desatado muchos comentarios. Unos piensan que son un error más, otros que no había más opción y otros, como yo, intentamos imaginar, tan solo imaginar, el porqué de tales medidas antes de juzgar a priori. Medida que veremos sus resultados meses o años mas tarde y que ahora quizás no alcanzamos a entender en su conjunto.

Empecemos. He de puntualizar que estoy cansado de escuchar que esta situación que padecemos se debe a la herencia recibida, ya va siendo hora que todos aceptemos que es así y punto, seguir lamentándose no sirve de nada y por supuesto, decir que no existió, es de necios. También estoy cansado de escuchar criticas a medidas que ni siquiera asomamos a vislumbrar los motivos de porqué se han  tomado, sin proponer  alternativas, o ¿alguien sabe a ciencia cierta cual es la situación real de España? ¿Sabe alguien de verdad cual es el agujero de los bancos y cajas? ¿Y el de algunas CCAA, Ayuntamientos o Diputaciones? . Por estas razones, voy a intentar exponer mi particular punto de vista, partiendo de un post de mi amiga Marta Pastor (La Vida en Red), con el que no puedo estar más de acuerdo. Nuestro país esta hecho unos “zorros” y o lo cambiamos entre todos, arrimando el hombro de verdad, o tenemos serias posibilidades de irnos al agujero por mucho tiempo. Ayer los funcionarios se quejaban, como me hubiera quejado yo (de serlo), los mineros antes de ayer, mañana serán los taxistas y pasado Dios dirá que sector. Todos tendrán su parte de razón pero me pregunto, ¿Alguno ha pensado preguntar a los ciudadanos, a todos los que mantenemos con nuestros impuestos, directos e indirectos, las ayudas que reciben o que solicitan, si queremos ayudar a unos, a otros o a todos? Mas que nada porque a nadie de las personas del sector privado, que llevan 4 años con su sueldo congelado, ha reclamado que de los impuestos de todos los españoles, les paguen su perdida de valor adquisitivo de estos años, tras haberles mantenido sin subida, o no??. ¿Alguno de los 5 millones de parados, o de los 3.000 que se iban a la calle día a día durante el 2011, en su mayoría procedentes de pymes y autónomos, ha pedido que les paguemos de nuestros impuestos subvenciones, ayudas, etc.. o para que sus negocios no cerraran?

Todo esto es más sangrante cuando vemos lo que explicaba mi amiga Marta Pastor en su post “Todos a dieta…pero todos”, sobre las ultimas ayudas “descubiertas”, de más de 2,2 Millones de euros, de la Junta de Andalucía a proyectos en Latino-américa. O sin ir mas lejos, cuando uno piensa que California, un estado americano con más PIB que el de España, tan solo tiene 80 parlamentarios, ¡ y a tiempo parcial !, contra unos 2.000 que tenemos en nuestro país. ¿Estaremos haciendo alguna cosa mal? O quizás, ¿cuántas cosas mal estamos haciendo?

Lo he dicho al principio, no me gustan los recortes, pero si hay que hacer el esfuerzo, soy el primero en remangarme, eso si, que todos nos remanguemos, que todos rememos y nos pongamos a trabajar para sacar a España adelante. Si alguien critica las medidas, que proponga otras, eso si, que antes se documente, se presente a unas elecciones, le voten, y las gane, sea de la opción política que sea. Si a alguien no le gustan porque le afecta, que además de quejarse al Gobierno, a su CCAA o a su Ayuntamiento, nos pregunte a los demás españoles si queremos pagarles, de nuestros impuestos, la ayuda o la subvención. Siempre creí que los españoles éramos fuertes, teníamos gallardía, valor, y éramos capaces de buscar en lo mas recóndito de nuestro ser y luchar por lo que nos merecemos. Exijamos a nuestro Gobierno, y que es de todos (hasta que los ciudadanos decidamos lo contrario), que cumpla y nos saque de esta, que implante las medidas necesarias para que esta situación no vuelva a producirse, para que se racionalice el gasto público como hacemos las familias, para que se optimicen y se gasten con cordura y transparencia nuestros dineros, pero también ayudemos todos, los que tenemos la suerte de trabajar, con nuestros impuestos, los que no trabajan, con no perder la esperanza y luchar hasta el final. Sin duda hemos vivido como nadie y por encima de nuestras posibilidades, y si algún día queremos volver a vivir igual de bien pero con cabeza, no dejemos de arrimar el hombro, de ello depende nuestra supervivencia.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: