Posteado por: aarbaiza | 17 enero 2017

10 años, 5 meses y 22 días después….

Este es el tiempo que he trabajado en Fundetec. Hoy, unos meses después de disfrutar de un merecido descanso y volver la vista atrás con perspectiva, vuelvo a retomar este blog que tantas veces me permitió dirigirme a todos y a nadie, con la esperanza que algún día me sirvan como recordatorio de tiempos pasados.

Permítame el lector, hacer un breve pero a la vez detallado resumen, de cosas que han acontecido en este periodo tan fructífero y tan inolvidable de mi vida personal y profesional, que a algunos sonará y a otros no, pero que ha dejado sin duda una huella importante en mi, y también creo que en la Sociedad de la Información de nuestro país.

Cuando en el 2006 comencé a trabajar en Fundetec, la sociedad española estaba a años luz de lo que es hoy, en cuanto al uso de las tecnologías de la información y la comunicación. Quien nos iba a decir que acabaríamos por ver una sociedad envuelta en las TIC, usuaria de los más innovadores dispositivos y consciente que ya no hay vuelta atrás, que nuestra sociedad es mejor porque usamos la tecnología. La hoy actual “Transformación Digital” de AAPP, pymes, autónomos y ciudadanos, eran entonces del todo impensable.

Hoy, después de tanto tiempo al frente de Fundetec, miro hacia atrás y quiero dejar constancia de muchas personas y organizaciones publicas y privadas que hicieron esto posible. También me gustaría hablar, aunque en menor medida y ya “desde fuera”, de algunas trabas, ineptitudes, desconfianzas e incompetencias con las que tope por el camino, pero hoy no lo haré, tal vez algún día, pero siquiera nombrarlas sería darles notoriedad cuando no la merecen y muy posiblemente no lo haga nunca.

En el 2006 tuve la inmensa suerte de encontrarme con dos factores clave: el primero, una presidenta recién nombrada y capaz, que sabía delegar, que confiaba en su equipo y que siempre me mostró su apoyo personal y profesional en todo lo que la fundación acometió en los años de su mandato: Mª Teresa Gómez Condado, que representó exquisitamente al patrono público red.es durante muchos años. Siempre recordaré sus palabras el día que nos conocimos, después de una entrevista en su despacho de la Subsecretaria del Ministerio de Industria en diciembre de 2005: “me gusta este chico”. He de decir, que a mi también “me gustó esa chica”, aunque claro, no pude decírselo entonces.

El segundo factor clave fueron las personas que encontré en la Comisión Ejecutiva (mis jefes directos) y en el Patronato, por parte del sector privado en representación de El Corte Inglés, Telefónica, HP, INTELMicrosoft y la entonces Caja Madrid. Aquellos fueron Enrique Muñoz, José Miguel Roca, Manuel López, Norberto Mateos, Angeles Meliche e Ignacio Ruiz de Assin en la Comisión Ejecutiva, y Florencio Lasaga, Alejandro de la SotaHelena Herrero,  Jesus Maximoff, y Rosa Garcia en el Patronato, respectivamente. Era un equipo de profesionales de talla, compacto, comprometido, muy capaz y conocedor de que individualmente éramos débiles, pero que en conjunto podíamos ser imparables. Y así fue. Hacer despegar a Fundetec en aquel momento parecía una tarea difícil pero muy posible. De todos ellos, solo quedaba uno a la hora de irme, Enrique Muñoz, sin duda la persona más importante para mi en estos más de 10 años, y a la que le debo todo, pues el me lo dio todo para poder poner a Fundetec en lo más alto. Ha sido mi mentor, mi confidente, mi mano derecha, mi valle de lagrimas y lo más importante, sigue siendo mi amigo. Gracias Enrique.

Hablemos ahora de porqué Fundetec ha logrado lo que otros no pudieron. Creo que hay una explicación sencilla pero a la vez muy complicada. Una institución público-privada de gestión privada, que nace con vocación de ayudar para impulsar la Sociedad de la Información en una sociedad atrasada, en donde sus ciudadanos y sus pymes, y hasta sus Administraciones Públicas están lejos de donde debieran estar, parece que tiene una tarea difícil por delante. Pues bien, por otro lado, también hay tanto que hacer, que a poco que hagas, debería ser apreciable no?. Cierto es; pero también fue cierto que muchos nos criticaron, otros nos envidiaron (obviamente por su propia incapacidad de hacerlo mejor que nosotros) y algunos ponían palos en las ruedas para que no fuéramos tan deprisa ni hiciéramos las cosas tan bien. He de decir que fueron los menos, la mayoría percibió de inmediato que Fundetec tenía un papel en nuestra sociedad y que veníamos dispuestos a escribir un trocito de la historia de la Sociedad de la Información en España (vea el lector el libro que editamos por nuestro 10 aniversario: “10 años de Sociedad de la Información a través de la mirada de Fundetec” en el que se muestra todo lo que la fundación logró en esos años).

En los éxitos y fracasos (eso si, muchísimos menos, pero alguno tuvimos) de estos más de 10 años, ha habido muchas instituciones, y personas, que nos han apoyado, nos han ayudado y han desarrollado su labor con indiscutible valor, profesionalidad y espíritu de equipo. Me acuerdo perfectamente de todas y cada una de ellas, pero son tantas, que seguro que el lector encontraría cansado leerlas todas, aunque tal vez algún día, solo para dejar constancia, ponga un post en este blog con una lista larguísima incluyendo a todas y cada una de ellas. Hoy no es ese día, como tampoco el de enumerar a todos y cada uno de los empleados que han trabajado con nosotros. Alguno estuvo más que yo en la fundación y muchos otros 7, 8 o 9 años, pero a todos les agradezco su trabajo y su dedicación.

Muchos me habéis preguntado porqué se acabó Fundetec. ¿Estaba muerto el proyecto?, ¿no tenía recorrido?. Otros me preguntabais si habrá algún día, como ocurre en las películas exitosas, una “Fundetec 2”, o si la sociedad no necesita entidades como Fundetec. Efectivamente hay proyectos que mueren por incapacidad, pero en otros casos, cuando los objetivos se cumplen y se hace con creces, no hay que tener miedo a cerrar pagina. No hay que intentar perpetuarse sea como sea. Esto le ocurrió a Fundetec. Es verdad que podíamos haber seguido con nuevos proyectos, otras ilusiones, pero empezar un camino con unos compañeros y cambiar de trayectoria, normalmente requiere de nuevos compañeros que quieran hacer ese camino contigo.

No se si alguien algún día este país necesitará otra Fundetec. Lo que si tengo claro es que nuestra sociedad necesita cada vez más de instituciones libres, participadas por empresas publicas y privadas, por grupos de personas con objetivos comunes, ambiciosos y realizables, donde el esfuerzo común sume más que el individual y donde esos objetivos comunes, claros, concisos y alcanzables, sean la meta a lograr. Yo por mi parte seguiré trabajando para que así sea.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: